Un poco de historia: Álvaro Velasco


 

Alvaro Velasco blog

Cómico, pero sobradamente preparado. Álvaro Velasco (Zamora, 1984) es licenciado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, pero su pasión por la comedia y la interpretación le ha llevado por otros derroteros. Álvaro  se preparó en el Estudio de Teatro y Dramaturgia de Eduardo Recabarren, y a los 23 años se subió a un escenario para derrochar ingenio dentro del género Stand Up.

Su humor se podría definir como afilado e irreverente, aunque él prefiere la etiqueta de “rock´n´roll”. Como sucede con los grandes roqueros, el escenario es el medio natural de este actor, que asegura encontrar la felicidad sobre las tablas. Con la llegada de ‘Spoiler’ al Pequeño Teatro Gran Vía (que se estrena el 4 de septiembre), veremos a Álvaro compartir escenario con Diego Arjona en la que puede ser la misión más importante de sus carreras: salvar a las series de televisión de la desaparición.

El trabajo de Velasco bebe del absurdo de ‘Los Chanantes’, pero también se nutre de otras referencias, como Carlos Clavijo, Víctor Serrano o Alfredo Díaz. Con el paso del tiempo, compañeros como Luis Álvaro, Denny Horror o Iggy Rubín se han ido añadido a esta lista, en la que también figuran los nombres de estrellas internacionales de la talla de Ricky Gervais, Louis C.K. o Sarah Silverman.

Desde 2010 recorre el país llevando su arte por teatros, salas de comedia, bares y sitios de lo más variopintos. Sus inicios catódicos fueron como público en Paramount Comedy; de ahí pasó a concursar en el programa ‘Smonka!’; y, por fin, tras bregarse en bares, salas de comedia y cafés-teatro, en 2012 grabó su primer monólogo para ‘Central de Cómicos’.

Como hombre renacentista que es, su actividad no se ciñe exclusivamente al humor: se le ha podido escuchar en varias emisoras de radio como profesional especializado en deporte y admite haber trabajado en el departamento de prensa del Real Madrid.

Álvaro no para de crecer como actor y guionista en cada paso que da. Su siguiente objetivo: hacer de ‘Spoiler’ un espectáculo redondo.