El retorno de dos clásicos del mediodía


Y a mí que me cuentas...

La gran apuesta para los próximos estrenos de series pasa por “revisitar” dos clásicos con los que compartimos tantas y tantas comidas. Si como Diego Arjona y Álvaro Velasco fuiste de los que se pasó año saludando a tus colegas con un “qué pasa, Jazzzz”, puede que estés de enhorabuena.

Eso de “cualquier tiempo pasado fue mejor” ha sido tomado al pie de la letra por los productores de las principales cadenas de televisión norteamericana. Y es que el reboot del chico de Filadelfia más famoso de la tele puede que esté en camino. Parece que no solo ‘Spoiler’ bebe de las fuentes de la nostalgia, amigos…

El carismático Will Smith ha decidido rescatar la serie que  le lanzó al estrellato, según informa TVLine. En esta ocasión, el que fuera protagonista de la ficción actuaría como productor de una serie con un elenco renovado del que todavía no se conocen muchos detalles. Hasta donde podemos saber, Overbrook Entertainment, productora de Smith, será la encargada del proyecto, lo que a priori garantizaría cierta fidelidad con su espíritu original. Más dudas genera si volverá como reboot o en forma de continuación de la original.

La emisión americana de El Príncipe de Bel-Air (The Fresh Prince) duró seis años, de 1990 a 1996, en la NBC. En seis temporadas se reparten los cerca de 150 episodios que en España pudimos ver repetidos unas mil o dos mil veces en Antena 3. Qué tortura para nuestros padres… y para nuestros jugos gástricos. A cambio, nos dejo toda una generación patria de raperos de un solo tema: ya sabéis, “Al oeste, en Filadelfia, crecía y vivía…”.

Lo cierto es que esta serie se mantiene viva en la memoria de los espectadores 20 años después de su final.  La parodia de la cabecera de la serie en el show de Jimmy Fallon se convirtió en viral y roza hoy los 9.700.000 visitas, a los seis meses de su publicación; y el rap de Will y Jaden Smith, DJ Jazzy Jeff y Alfonso Ribeiro supera los 34.000.000 de reproducciones…

StamosFuller

Algo muy similar sucede con Padres Forzosos (Full House), otro clásico del mediodía. Se sabe que volverá —la noticia se conoció a principios de abril— y que lo hará bajo el ocurrente e ingeniosos título de Fuller House.

Netflix es la plataforma que ha apostado por esta nueva versión, razón que nos lleva a suponer que la podremos ver del tirón. Emitirá 13 capítulos en algún momento indeterminado de 2016 (todavía no han confirmado fechas). La trama ofrece más cantidad de todo, salvo en el apartado de novedades: la viuda será D.J., madre de un niño de 12 años y de otro de siete, que espera tercer hijo. Veterinaria de profesión, ella es la mayor de las tres hijas de Danny Tanner, y se enfrentará a una situación que ya atormentó a su padre padre al tener recurrir a ayuda para educar a sus hijos. Bajo su techo se reunirán Stephanie, que trata de seguir los pasos de su tío Jesse en el negocio musical, y su amiga Kimmy, madre soltera de una adolescente de nombre Ramona. Y ya tenemos la casa llena otra vez…

John Stamos, aquel pizpireto jovenzuelo que atendía al nombre de tío Jesse, también aparecerá en esta nueva entrega de Padres Forzosos. La anterior etapa se cerró un 23 de mayo de 1995, y parece que, tras 20 años, al fin ha descubierto la forma de reencontrarse con el papel que le convirtió en un icono mundial, ídolo por igual de quinceañeras y abuelitas: “Hemos estado trabajando durante muchos años. Los creadores Jeff Franklin, Bob Goyett y Tom Miller tenían en mente la opción del spin off. Queríamos perpetuar el legado, no tirarlo a la basura”, aseguró Stamos en el programa de Jimmy Kimmel. “Trabajamos durante años, literalmente, y creo que va a ser perfecto”.

Los regresos de estas dos series se unen a otros remakes de clásicos catódicos como ‘Expediente X’, ‘Twin Peaks’ o, a millas de distancia de las anteriores, la más reciente ‘Prison Break’. No queremos ser suspicaces, pero diríase que por los States andan un poco faltos de imaginación. O que les gusta apostar sobre seguro. Cuidado señores, los tiempos cambian; y las audiencias, también.